“La postura   de la Consellería do Mar con la mejilla no permite un acuerdo fácil”