El control de toxinas fue vital para poder comercializar 5.000 toneladas de bivalvo.

20 de Abril de 2020 Xunta directiva

El control de toxinas fue vital para poder comercializar 5.000 toneladas de bivalvo.

El centro ha realizado en estas cuatro semanas más de 650 análisis de biotoxina.

Desde que se decretó el estado de alarma, aquel 14 de marzo en el que se confinó a la población en sus hogares, se han puesto en el mercado unas 5.000 toneladas de moluscos bivalvos y mariscos. A las casas han podido seguir llegando mejillones, almejas, berberechos y erizos porque han trabajado bateeiros, algunas productoras de a pie y otros de a flote y otro puñado de mariscadores que extraen recursos específicos. Pero también debido a que el personal del Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño de Galicia (Intecmar) ha continuado trabajando, ya fuese desde sus casas como también sobre el terreno, pues las muestras no se pueden recoger a distancia.

En estas cuatro semanas de estado de alarma, el Intecmar ha realizado más de 650 análisis de biotoxinas, de poblaciones fitoplanctónicas tóxicas y de contaminación microbiológica. También ha emitido 25 informes de ensayo y actualizado la situación de las zonas de producción de molusco hasta en 36 ocasiones, comenta Covadonga Salgado, directora del centro dependiente de la Consellería do Mar.

Que se haya mantenido operativo durante todo este tiempo a pesar de las dificultades ha sido vital para la llegada al mercado con todas las garantías sanitarias de cerca de 4.800 toneladas de mejillón y 186 de otros moluscos y equinodermos como el erizo. De esta forma, «coas súas funcións esenciais, o centro vela polo cumprimento da lexislación en materia de control técnico-sanitario dos produtos do mar para garantir a seguridade alimentaria imprescindible para o abastecemento, un papel que tamén será clave na recuperación da actividade marisqueira unha vez que se levante o estado de alarma e o confinamento», explicó Salgado.

Según datos de Mar, ha habido un aumento en el volumen de descargas de mejillón entre la primera y la segunda quincena del confinamiento. Y tanto, en los últimos 15 días la extracción se multiplicó por dos: de 1.500 toneladas a más de 3.200.

La Voz de Galicia, 19 de Abril de 2020

Compartir: